viernes, 21 de noviembre de 2014

UN CANGREJO EN ROTACIÓN



La nebulosa del Cangrejo está catalogada como M1, el primero de los objetos que no son cometas en la famosa lista del siglo XVIII de Charles Messier . Actualmente se sabe que el Cangrejo es un remanente de supernova , es decir, los restos procedentes de la explosión letal de una estrella masiva, presenciada por astrónomos en 1054. Esta nítida vista telescópica está basada en los datos de banda estrecha al hacer el seguimiento de las emisiones del oxígeno ionizado y los átomos de hidrógeno (azul y rojo) y explorar los filamentos enroscados que hay en la nube todavía en expansión . El púlsar del Cangrejo , uno de los objetos más exóticos conocidos por los astrónomos modernos, es una estrella de neutrones que gira 30 veces por segundo y que se ve como un punto brillante cerca del centro de la nebulosa . Como una dinamo cósmica, este remanente colapsado del núcleo estelar alimenta la emisión del Cangrejo en todo el espectro electromagnético. La nebulosa del Cangrejo abarca unos 12 años luz y se encuentra a sólo 6.500 años luz en la Constelación de Tauro. Texto Apod

En cuanto a la reducción de un estrella a "neutrónica", hay dos posibilidades, que el átomo se desprenda de todos los protones y retenga solamente los neutrones o bien que los protones reincorporen los electrones y recuperen su condición de neutrones.

Hasta la fecha me inclinaba por la segunda de las alternativas, por que no consideraba la existencia de la primera, que ciertamente es muy improbable por cuanto se debiera desestabilizar el átomo, pero de todas maneras ahí está, dejo la alternativa.

El desequilibrio interior de la estrella fuera posible sea la responsable de la velocidad de giro del pulsar, porque como ya tengo dicho, los neutrones no son esféricos sino poliedros imperfectos agrupados en un cuerpo, que los abarca de tal forma de impedir su descomposición por una parte y generar las descargas por la otras consecuencia de la rotación en un medio magnético.

Sin embargo la radiación en ondas de radio pudiera indicar que los neutrones se pudieran estar descomponiendo transformados en protones.

En fin, estamos ante un apasionante enigma, de que nada se pierde, sino que todo se transforma, en ciclos que revierten hacia el principio para volver a empezar, por eso lo que vemos es eterno, al menos
para las unidades de tiempo humanas.

Es importante señalar que la radiación va de los rayos equis a ondas de radio, por tanto no cubre todo el espectro.



No hay comentarios: