martes, 14 de febrero de 2012

UNA ROSA Y SUS PISTILOS


La nebulosa Roseta no es la único nube cósmica de gas y de polvo que evoca imágenes de flores , pero es la más famoso.

A orillas de un gran nube molecular que hay en Monoceros, a unos 5.000 años luz de distancia, los pétalos de esta rosa son en realidad un vivero estelar con una forma atractiva y simétrica esculpida por los vientos y la radiación de su cúmulo central de estrellas jóvenes y calientes.

Las estrellas de este cúmulo, catalogado como NGC 2244 , tienen sólo unos pocos millones de años de edad, mientras que la cavidad central de la nebulosa Roseta , catalogada como NGC 2237, tiene unos 50 años luz de diámetro.

La nebulosa se ​​puede ver directamente con un pequeño telescopio en la constelación del Unicornio ( Monoceros ).Texto Apod.

La masa de la nebulosa se ​​estima en unas 10.000 masas solares.

El fenómeno de las nebulosas a partir de las cuales nacen en proliferación las estrellas me hace evocar el primer milagro que se le atribuye a Jesus de la conversión de agua en vino.
El primero de factura extraordinaria es de Murillo y el de abajo es de Gerard David en donde casi todas son mujeres en paralelo con las femeninas estrellas.

No hay comentarios: