domingo, 10 de octubre de 2010

LUNA TEMBLOROSA



Lunamotos sorprendentemente habituales

¿Por qué hay tantos lunamotos? Un reciente reanálisis de los sismómetros depositado en la Luna en los descensos lunares de las Apollo han revelado que un sorprendente número de lunamotos suceden a unos 30 kilómetros de la superficie. De hecho, 28 lunamotos fueron detectados en los datos registrados entre 1972 y 1977. Esos lunamotos fueron suficientemente fuertes como para no solo mover el mobiliario sino también para que las rígidas rocas lunares continuasen vibrando por varios minutos, bastante más que las flexibles rocas en los terremotos de la Tierra. La causa de los lunamotos sigue siendo desconocida, con una hipótesis que mantiene que los deslizamientos de tierras en cráteres producen las vibraciones. Independientemente de su origen, los futuros edificios en la Luna deben ser construidos para resistir las frecuentes sacudidas. En la imagen de arriba de 1969, el astronauta de la Apollo 11 Buzz Aldrin posa junto a un recientemente instalado sismómetro lunar, volviendo su vista hacia el módulo de aterrizaje lunar.


El campo magnético de la Luna no es tan intenso o amplio como el de la Tierra. Algunas rocas lunares son débilmente magnéticas, lo que indica que se solidificaron en un campo magnético más potente. Las mediciones magnéticas, entre otras, muestran una temperatura interna de la Luna de hasta 1.600 ° C, que está por encima del punto de fusión de la mayor parte de la rocas lunares. Los registros sísmicos sugieren que algunas regiones cerca del centro lunar pueden ser líquidas.

Consecuencia del enfriamiento la materia se contrae y por tanto se desliza tendiendo a ocupar los espacios vacíos u ocupar los espacios licuosos. Acaso podrá estar ocurriendo en la Luna.

Los sismos no son causados por impactos de meteoritos, dicen los expertos ni por fuerza de marea y se está considerando la posibilidad que materia extraña de partículas exóticas (SQM), compuesta por quarks puedan desencadenar los eventos.
Esto ha motivado las búsquedas hasta ahora sin éxito-terrestre para señales sísmicas producidas por el paso de SQM.

Hay por lo menos cuatro tipos diferentes de sismos lunares: (1), los sismos lunares de profundidad a unos 700 km por debajo de la superficie, causadas probablemente por mareas; (2) vibraciones por el impacto de meteoritos, (3) temblores termales causados por la expansión de la corteza glacial la primera vez que iluminado por el sol de la mañana después de dos semanas de congelación noche lunar, y (4) sismos lunares de poca profundidad a sólo 20 o 30 kilómetros por debajo de la superficie.

Los tres primeros fueron generalmente leves e inofensivo. Los sismos lunares de poca profundidad por el contrario fueron únicos en su género. Entre 1972 y 1977, la red sísmica Apolo vio veintiocho de ellos, algunos "registraron hasta 5,5 en la escala de Richter", dice Neal. Un sismo de magnitud 5 en la Tierra es energía suficiente para mover muebles pesados y quebrar el yeso de las paredes.

Además, los sismos lunares de poca profundidad tuvieron una duración extraordinaria. Una vez que comenzaron, todos continuaron por más de 10 minutos. La Luna resuena como una campana.

En la Tierra, las vibraciones de los temblores suelen desaparecer en tan solo medio minuto. La razón tiene que ver con la meteorización química, el agua debilita piedra, la ampliación de la estructura de los diferentes minerales Cuando la energía se propaga a través de una estructura comprimible, actúa como una esponja de espuma que amortigua las vibraciones.

La luna, sin embargo, es seca, fría y rígida sobre todo, como un pedazo de piedra o de hierro. Entonces, los sismos lunares vibran como un diapason de afinación. Incluso si un terremoto lunar no es intensa, simplemente sigue y sigue. Y para un hábitat lunar, esa persistencia podría ser más significativa que la magnitud de un terremoto lunar.

No hay comentarios: