martes, 13 de febrero de 2018

EL UNIVERSO COMO ESPECTÁCULO



La semana pasada, un coche orbitó la Tierra. Creado por humanos y robots, el coche fue lanzado por la empresa SpaceX para demostrar la capacidad de su cohete Falcon Heavy para situar una sonda espacial más allá del Sistema Solar. Con intención extravagante se pensó que el icónico coche sería una mejor demostración de que unos bloques de hormigón. En el asiento del conductor hay un maniquí llamado Starman con un traje espacial. La imagen forma parte de un vídeo captado por una de las tres cámaras que hay montadas en el coche conectadas a la batería del automóvil; actualmente ya no reciben energía. Acoplado a un propulsor de la segunda fase del cohete, el coche va salir de la órbita terrestre y permanecerá para siempre orbitando el Sol entre la Tierra y el cinturón de asteroides, quizá durante miles de millones de años hasta que el Sol se expanda en una gigante roja. Lo que quede del coche, si es que alguna vez se recupera, será una ventana única a las tecnologías desarrolladas en la Tierra durante los siglos XX y XXI. Texto Nasa

En primer lugar sorprende una misión espacial a cargo de privados, en el que no se especifican fines científicos mas allá que los estrictamente promocionales.

Tanta realidad a partir de un proyecto que podría considerarse absurdo, por la carencia de contenido, según la información difundida, con semejante costo económico, después del esforzado trabajo de investigación realizado por la Nasa y otros organismo internacionales, ciertamente descoloca.

Pero la imagen, inédita, es de una belleza inmensa, con el planeta como telón de fondo, el vehículo en posición de ascenso, montado por un muñeco que es lo mas real  de la composición en paralelo con la indumentaria de los cosmonautas.

No me cabe duda que la misión conlleva fines mas amplios que los difundidos, además de dar inicio a la explotación comercial de los programas espaciales, tal lo recientemente señalado por la presidencia de Estados Unidos de ceder la Estación Espacial a  privados.

Según el texto resulta imprecisa la órbita, tal se deduce no será el Sol sino Marte, que es el planeta que se encuentra entre el centurion de asteroides y la Tierra, tal vez se quiso decir dentro del sistema solar en esos límites.

Seguramente se pretende probar además la utilización de las baterías pesadas y  gigantes del vehículo a diferencia de los otros medios de energía utilizados hasta la fecha, pedro ciertamente debe haber algo mas, por tanto a esperar.

Alguna vez dije que Marte puede estar poblado por seres eléctricos y esta misión pareciera pretende inducir esa posibilidad.

De todas formas festejo el arrojo y quedo a  espera, porque el componente eléctrico es mucho mas importante de lo que se ha considerado hasta la fecha.

No hay comentarios: