domingo, 9 de octubre de 2016

MATEO MATA




El noventa por ciento de las casas de Granada quedaron dañadas por la fuerza destructiva del huracán Ivan. Con una máxima intensidad en 2004, Ivan era un huracán de categoría 5, la categoría de potencia más alta en la escala de Saffir-Simpson, y creó vientos sostenidos de más de 200 kilómetros por hora. Ivan fue el huracán más grande que golpeó los EEUU en 2004, y uno de los más poderosos de la historia registrada. Mientras se arremolinaba sobre el Océano Atlántico, el enorme ojo del huracán Ivan fue fotografiado desde la Estación Espacial Internacional. La Organización Meteorológica Mundial retiró el nombre Ivan del uso en el Océano Atlántico. Este mes, el huracán Matthew ha devastado parte de Haití ; actualmente está girando frente a la costa este de los EEUU. Texto Apod.

Y van, muchos desastres producidos por estos monstruos rotantes del de América Central, casualmente tenía programado un crucero por el Caribe para estos días, con partida desde Cartagena de Indias, que suspendí visto la situación de  Colombia que hacía prever conflictos según fueran los resultados de la consulta.

Quienes son estos seres que se montan en condiciones climáticas favorables para transformarse en agentes destructores en la región mas beneficiosa del mundo para la vida humana, con temperaturas medias durante todo el año, con un mar que constituye un bálsamo para el bañista, con los vientos Alisios que acarician.



La imagen fue tomada en Zapotlanejo, Guadalajara, Mejico. Los cuatro jinetes del Apocalipsis representan la peste, la guerra, el hambre y la muerte.

Sostengo, que los dioses pueden verse, mirando la nubes, tal vez muestren su espalda, y alguno privilegiados hasta puedan verle su cara, por eso  le otorgo vida a todo en la naturaleza, incluso a la propia naturaleza, alejado del principio mecanisista, me pregunto cual es el criterio que adopta el Huracán para elegir desde su "ojo", que ciertamente mira, a sus victimas.


Sorprende como pasa entre medio de Cuba y y Haiti y castiga en especial a Haití


Esta vez le tocó matar a Mateo, en la paupérrima costa de Haiti, de pueblos que sobreviven merced a las condiciones climáticas de la zona, hasta que alguno de los jinetes del apocalipsis encara la obra.




No hay comentarios: