jueves, 27 de diciembre de 2012

EL PASCUENCE


Makemake es uno de los mayores objetos conocidos en el Sistema Solar exterior.
Este objeto del cinturón de Kuiper es cerca dos tercios del tamaño de Plutón, orbita alrededor del Sol sólo un poco más lejos que Plutón , y parece sólo un poco menos brillante que Plutón. Makemake , sin embargo, tiene una órbita mucho más inclinado al plano de la eclíptica de los planetas que Plutón. Descubierto por un equipo dirigido por Mike Brown ( Caltech ) en 2005, la esfera exterior del Sistema Solar fue nombrado oficialmente Makemake para el creador de la humanidad en la mitología Rapa Nui de Isla de Pascua .
En 2008, Makemake fue clasificado como un planeta enano bajo la subcategoría plutoide , haciendo Makemake el tercer  plutoide después de Plutón y Eris .
Makemake se sabe que es un mundo algo rojo en apariencia, con colores que indican que está probablemente cubierto con áreas desiguales de congelado metano .
No hay imágenes de Makemake, pero la ilustración de un artista del mundo distante se muestra arriba . Una cuidadosa monitorización de la caída de brillo de una estrella distante poco eclipsado por Makemake indica que el planeta enano tiene poca atmósfera.

Como los chilenos denominan Viejito Pascuero a Santa Claus, por extensión, al encontrarnos en la semana navideña,  he caratulado El Pascuense al post que se ocupa del presente plutoide, que lleva el nombre de un dios de la mitología de esa isla, que ha decir verdad, tiene un robusto contenido que convoca a la reflexión respecto a la cosmovisión de un pueblo tan aislado con la impronta de escultras todavía no comprendidas.




No mucho se puede decir por ahora del presente cuerpo del que carecemos de información suficiente, pero si mucho se puede analizar a partir de este vivero de objetos en el trasfondo del sistema solar.

Difícil es sostener que tanta variedad  respondan a  un origen común, cuando ninguno es igual a otro, ni los planetas entre si, ni los satélites entre si, y como sumatorio este  nuevo aspecto de disidencia a partir de órbitas tan alejadas de las eclíptica.

Que tremendo ha sido el trabajo de alineado del sistema solar que ha dejado cicatrices tan profundas en los objetos incorporados, sí incorporados, porque ciertamente cada uno responde a una etiología propia y la reconstrucción secuencial es una tarea imposible.

Abajo acompaño una imagen de las órbitas de los plutonianos que nos acercan al entendimiento de lo señalado con anterioridad.

Órbitas de Makemake, 2003 EL61 y Plutón.

No hay comentarios: