sábado, 23 de octubre de 2010

ORION ESPLENDOROSO



Acunado en polvo cósmico e hidrógeno resplandeciente, las guarderías estelares de Orión el Cazador se encuentran al borde de una nube molecular gigante a unos 1.500 años luz de distancia.
Abarcando casi 25 grados, esta impresionante vista se extiende por la conocida constelación desde la cabeza hasta los pies ( de izquierda a derecha ).
La Gran Nebulosa de Orión, la región de formación estelar más cercana, está al centro a la derecha.
A su izquierda están la Nebulosa Cabeza de Caballo , M78 , y las estrellas del cinturón de Orión.
Si sitúas el cursor sobre la imagen también encontrarás a la gigante roja Betelgeuse en el hombro del cazador, la brillan y azulada Rigel en su pie, y la resplandeciente nebulosa Lambda Orionis ( Meissa ) en el extremo izquierdo, cerca de la cabeza de Orión.
Por supuesto, la Nebulosa de Orión y las estrellas brillantes son fáciles de ver a simple vista, pero las nubes de polvo y la emisión del extenso gas interestelar en el complejo nebular, son demasiado débiles y mucho más difíciles de grabar.
En este mosaico de imagenes telescópicas de banda ancha, se adquirieron datos adicionales con un filtro estrecho de hidrógeno alpha que se utilizó para sacar los zarcillos de gas hidrógeno atómico y el arco del gran Bucle de Barnard.


Orion es el centro del firmamento, especialmente en el hemisferio sur que lo tenemos en los dias de verano, cuando se contempla con mas asiduidad el cielo.

En el sur lo vemos invertido con la cabeza hacia abajo y Sirio a la derecha, en el zenit al principio del verano.

Se atribuye a Orion la procendencia de la raza humana, mito o realidad la extraordinaria nebulosa molecular que la acompaña permite no descartar la aproximación al origen.

El nombre árabe de la mayoría de las estrellas que componen la constelación pone de resalto a un pueblo cuyas condiciones geográficas le exigían convivir en intimidad con las estrellas.

La prolifera generación de estrellas que continuará aportando a partir de las encendidas regiones de la nebulosa permiten presumir que su preeminencia no decaerá en el futuro.

No hay comentarios: