martes, 13 de octubre de 2009

SATURNO ANILLADO

A una distancia equivalente a 200 radios de Saturno y unas 50 radios del anillo E, el recientemente descubierto anillo de polvo es el anillo planetario más grande nunca fotografiado.

En la imagen superior se puede apreciar la dimensión del anillo cuando se observa el espacio que ocupa el planeta en el mismo, que se hizo visible en luz infrarroja mediante el Telescopio Espacial Spitzer, que orbita la Tierra.



Febe la luna última de Saturno.
Es la responsable de un anillo recientemente descubierto que orbita igual que ella, luna y anillo giran en dirección contraria al resto de los satélites, hace de pintora de Jápeto que al recoger las emisiones coloreadas de esta, por girar en sentido contrario, se la adhieren como mosquitos en un parabrisas de automóvil, otorgándole una cara diferente a la otra, que hasta la fecha constituía un enigma no resuelto.

La coloración de un sólo hemisferio pone en evidencia que es siempre el mismo el que enfrenta al disco, dado que Jápeto es un satélite síncrono, como nuestra Luna, siempre muestra la misma cara a Saturno y de la misma forma ocurre con el disco.

Como Jápeto orbita con una inclinación de 15 grados respecto del plano de Saturno, cada 79,33 días, a una distancia media de 3.561.300 km. diferente al plano del nuevo anillo, al que corta una vez por giro en sentido contrario, va recogiendo la partículas coloreadas que le caracterizan, su inclinación orbital y la considerable distancia al planeta convierten a Jápeto en la única luna grande de Saturno desde la cual se podrían observar plenamente los anillos de Saturno.

Lo que no puedo precisar,es si, los quince grados del ángulo de la eclíptica de Jápeto con respecto al plano de Saturno, alejan o acercan al plano del nuevo anillo, por lo que pudiera ser de 42 grados o 12 grados según una u otra alternativa.



El bulto de su material comienza a los seis millones de kilómetros (3.7 millones de millas) del planeta y amplía hacia fuera otros 12 millones de kilómetros (7.4 millones de millas).Su altura vertical es cerca de 20 veces el diámetro del planeta. El anillo en sí mismo es tenue, compuesto de un arsenal fino de hielo y de partículas de polvo.

Es algo inmenso, con una órbita inclinado 27 grados del plano de los anillos de Saturno, pero menos inclinada que saturno con respecto a la eclíptica del sistema solar, por lo que respeta mas la eclíptica del sistema solar que la del propio planeta, algo verdaderamente sugerente.

La dimensión del anillo, producida por la descomposición de un sólo cuerpo, conformando lo que entre las estrellas se denominarían discos de acreción, responsables de la formación de planetas, plantea el interrogante que desde tiempo tengo resuelto, que tales anillos no son el principio de planetas sino como en este caso el final de los mismos.

No hay comentarios: