miércoles, 16 de septiembre de 2009

UNA TARÁNTULA EN LA CARA DE MAGALLANES



Hoy Apod se dividió en dos, una imagen para la edición en inglés y otra para la de castellano, me he ocupado de la primera por estar mas relacionada con lo que vengo tratando.

Nebulosa de la Tarántula con una dimensión de mil años luz, que esconde un pulsar que a mi criterio es el responsable de la profusión de hidrógeno que él mismo emite, por lo que no debe sorprender sea la mayor región de formación estelar de todo el grupo local.

La dimensión de la nebulosa -1.000 años luz- es importante, relacionado con lo tratado en el post anterior, porque pone de resalto la amplísima región que puede llegar a quedar afectada consecuencia de una nova o supernova, que en este caso abarca cualquier cúmulo globular de los conocidos. Si ocupase el lugar de la Nebulosa de Orión, cubriría toda la constelación.

La Nebulosa de la Tarántula es extremadamente luminosa, se encuentra a unos 170.000 años luz de distancia y su luminosidad es tal, que si se encontrara a la misma distancia de la Tierra que la Nebulosa de Orión, llegaría a producir sombras.

Arriba a la izquierda podemos observar además una burbuja familiar de NGC 6888 tratada en el post anterior, pero otras muchas se arremolinan por doquier en torno a la nebulosa, lo que permite concluir prima facie, que las características del medio ciertamente condicionan la formación y estabilidad de las estrellas emergentes, que a su vez se encargan de amplificar la nebulosa.

Abajo la Gran Nube de Magallanes que pudiera denominarse válidamente como la galaxia de la cara y por tanto su misión consiste en controlar a la vía Láctea desde la cercanía.

Los diversos estudios han encontrado cerca de 60 cúmulos globulares -algo menos de la mitad que en la Vía Láctea-, 400 nebulosas planetarias y 700 cúmulos abiertos, así como cientos de miles de estrellas gigantes y supergigantes.

No hay comentarios: