sábado, 21 de marzo de 2009

COSMOS CON NOMBRES EQUIVOCOS




Cielo en Rayos Gamma del Fermi (Observatorio día 21 de marzo de 2009)
La misión del Fermi, Telescopio de Gran Área (LAT), explora el universo de altas energías escudriñando todo el cielo en rayos gamma, fotones con unas 50 millones de veces la energía de la luz visible. Este mapa del cielo completo, elaborado a partir de 3 meses de observaciones de LAT (desde el 4 de agosto hasta el 30 de octubre de 2008), representa la imagen más profunda y con mayor resolución del cielo en rayos gamma que cualquier misión espacial anterior.
¿Qué brilla en el cielo de rayos gamma del Fermi?
Un nuevo artículo describe las 205 fuentes de rayos gamma más brillantes, pero este mapa resalta una lista "top ten" del Fermi, con cinco fuentes del interior de nuestra Galaxia Vía Láctea y cinco fuentes localizadas más lejos.
Dentro de nuestra galaxia: el Sol traza un arco tenue que atraviesa el mapa entre las fechas de observación, LSI +61 303 es una estrella binaria de rayos X a unos 6 500 años luz de distancia, PSR J1836+5925 es una clase de púlsar (estrella de neutrones en rotación) que sólo se observa palpitar en energía de rayos gamma y 47 Tuc es un cúmulo estelar globular a unos 15 000 años luz.
Una quinta fuente galáctica (sin identificar), justo por encima del centro del plano de la galaxia, es intrigante debido a que se trata de una fuente variable sin equivalente conocido en otras longitudes de onda.
Más allá de nuestra galaxia: NGC 1275 es una gran galaxia en el corazón del cúmulo galáctico de Perseo a unos 233 millones de años-luz de distancia, mientras que 3C 454.3, PKS 1502+107 y PKS 0727-115 son galaxias activas a miles de millones de años luz.
Otra fuente sin identificar, observada por debajo del plano galáctico, está probablemente más allá de los límites de la Vía Láctea. Su naturaleza continúa siendo un misterio .

Fin de la cita.

El texto que acompaña a la imagen de la fecha, es una precisa y detallada fuente de información.

En principio hay dos fenómenos cósmicos que reciben nombres equívocos, uno de ellos es el movimiento, a partir del cual se va conformando el mundo atómico y también el molecular, que nosotros percibimos como calor y así lo denominamos y el otro es la descomposición que denominamos energía. En el extremo, extremo de la energía se encuentran los rayos cósmicos.

Pensados como calor y energía limitan el entendimiento con lo que impiden penetrar en la esencia, porque, cual es el grado de complejidad de la materia que descompuesta sale disparada con tan inusitada violencia.

Si se me permite el modelo burdo, sólo para acercar comprensión, imagino al átomo, como una cápsula conformada por misteriosos resortes sometidos a tensión, que solo pueden ser percibidos cuando son liberados bajo determinadas condiciones traumáticas extremas, consecuencia de lo cual alcanzan esa dimensión máxima de luminosidad y energía.

Tratar de comprender el cosmos a partir de lo que se ve, y lo que se puede explicar y demostrar, es sólo una mínima parte, queda pendiente lo invisible y lo indemostrable que es el resto y casi todo.

No hay comentarios: