martes, 9 de noviembre de 2010

EL TUBO FLUORESCENTE


Es una galaxia, sin polvo, super fina, con luminosidad extrema, casi cegadora, sin sombras, cuya forma no se puede precisar si es lenticular o espiral, pero lo cierto es que parece un tubo fluorescente que hace pensar en la electricidad existente en las galaxias a las que hasta lo conocido se la ha considerado poco como elemento gravitante en el nacimiento y evolución de los distintos cuerpos que la integran.

En lo personal he considerado que el nacimiento de estrellas tal como se puede observar en las distintas nebulosas la electricidad es el disparador del parto. Cuando una eyección de masa coronal (una nube de tormenta solar de mil millones de toneladas) se topa con el campo magnético de la Tierra, el impacto provoca que dicho campo se sacuda y se estremezca, se produce lo que se llama "corriente geomagnética inducida" o "GIC", por su sigla en idioma inglés. Estas vibraciones magnéticas inducen corrientes prácticamente en todas partes, desde la alta atmósfera terrestre hasta el suelo que yace debajo de nuestros pies.

Lo mismo ocurre en las nebulosas consecuencia de una nova o supernova, la estrella que ha colapsado eyecta masa que choca con la emitida con anterioridad, o bien otra estrella de la inmediaciones, generalmente gigante de corta vida, es la responsable de la eyección de masa coronal que impacta en la nebulosa.

En el caso de las nebulosas, esa corriente transita a través del plasma, que se puede observar por la iluminación de las crestas con la formación de cordones que luego se separan para iniciar así el camino personal de la estrella.

La incógnita a resolver consiste en determinar si la energía eléctrica es suficiente para sintetizar elementos o sólo sirve para general el colapso gravitario a partir del cual pasado el millón de años comenzara la sintetización de los mismos

No hay comentarios: