jueves, 23 de septiembre de 2010

SOL Y LUNA EN EQUINOCCIO



El equinoccio y el Sol de hierro
Hoy, el Sol cruza el ecuador celestial en su camino hacia el sur a las 03:09 Tiempo Universal.
Conocido como equinoccio, este acontecimiento astronómico marca el primer día del otoño en el hemisferio norte y de la primavera en el sur. Equinoccio significa igual noche. Con el Sol en el ecuador celeste, los habitantes de la Tierra experimentarán unas 12 horas de luz solar y 12 horas de oscuridad.
Naturalmente, en el norte los días continúan acortándose, a medida que el Sol avanza descendiendo en el cielo a medida que el invierno se aproxima.
Para celebrar el equinoccio, considerad esta imagen del Sol en ultravioleta extremo del observatorio solar Solar Dynamics Observatory. Registrada ayer, la imagen en falso color muestra la emisión desde átomos de hierro altamente ionizados. Bucles y arcos marcan el plasma resplandeciente suspendido en campos magnéticos por encima de regiones solares activas.

La "super Luna de la cosecha"

Septiembre 22, 2010: Por primera vez en casi 20 años, el otoño en el hemisferio norte comienza en una noche de Luna llena. La coincidencia constituye un escenario propicio para una "super Luna de la cosecha" y para un espectáculo de luz que no se puede dejar de ver.

Oficialmente, el verano en el hemisferio norte se convierte en otoño el 22 de septiembre a las 11:09 pm EDT (hora diurna del Este, en idioma español). En ese preciso momento, denominado equinoccio otoñal, se puede observar que la "Luna de la cosecha" asciende muy alto sobre nuestras cabezas con el planeta Júpiter ubicado justo al lado de ella. Los dos objetos más brillantes del cielo de la noche estarán en una espectacular conjunción para marcar el cambio de estación.

La "Luna de la cosecha" debe su nombre a la agricultura. En la época en la cual no existía la luz eléctrica, los granjeros dependían de la luz de la Luna para extender el día de trabajo más allá del atardecer.

En cuanto al hierro del Sol es posible fuera aportado por asteroides, después del hidrógeno y helio, los elementos más abundantes en el Sol son los mismos que son más abundantes en los meteoritos ordinarios y planetas rocosos: Hierro (Fe), oxígeno (O), níquel (Ni), Silicio (Si) y azufre (S), para regocijo de Vulcano que permanecerá alli encerrado hasta que la estrella se convierta en planeta.

No hay comentarios: