sábado, 16 de enero de 2010

LA MUERTE DEL COMETA


Algunos pasan, pero no todos, tal el que oportunamente tomara SOHO el día tres de enero, que consecuencia de su arrojo rasante, desapareció transformado en nada, o mas bien en una ceniza tenue que el viento solar se encargará de esparcir por el medio.

La imagen pone en evidencia que no cualquier cometa puede zambullirse, a partir de lo visto, se podrá comenzar a determinar cuales son las condiciones mínimas que deberá reunir un cometa para permitirse alimentar la masa del Sol.

No hay comentarios: